21 septiembre 2013

Lo del culo.

Este es un post sobre unos shorts en los que ni siquiera se nombrarán los inicios, ni el culo. Ni a los tuitstars que hicieron que una vez más batiera récord de tuits en un día. Y ni siquiera sale Barbi.

Este es un post escrito en mi espacio. Mío y solo mío, como ha sido siempre. Un sitio al que solo vengo alguna vez, muy de cuando en cuando a soltar las cosas que me digo a solas. Sí, en público, esa soy yo.

Yo no estoy de acuerdo con Inés. No estoy de acuerdo con Goe, ni con Bio, ni con Xisca, ni con Livia, ni con Javi, ni con Mentiroso. El hecho de que alguien me empiece a pedir los momentos exactos en los que considero que alguien pasa de ser maleducado a ser machista me parece bastante absurdo y risible. Sea maleducada o sea machista, está claro que esa persona es una absurda sin empatía a la que me gustaría que alguien golpeara con un palo en la cabeza a ver si entiende un poco a los demás. Y ya puestos, que fuera yo. Porque realmente llevo muchísima agresividad dentro, desde hace mucho, y me gustaría alguna vez poder ir dando palos en la cabeza a los idiotas. No lo hago por puro condicionamiento, solo de pensar en lo que me iba a decir mi madre al respecto.

Por dentro yo soy una genocida. Y si no lo soy es porque no tengo poder para llevar a cabo lo que pasa por mi cabeza. Y lo más curioso, creo que ahí fuera hay mucha gente como yo. Los que hemos intentado discutir razonadamente con cosas con forma de seres humanos y capacidad de hablar con la empatía de una lechuga y el grado de razonamiento de un ficus. Y creo que dejo mal parado al reino vegetal.

Hay personas que viven por actos de fe. Desconocen lo que está fuera de ellos y les importa un pito conocerlo, comprenderlo o acerca aunque sea un poco la nariz antes de decir que está mal. Esa gente que ve aberrante que dos adultos del mismo sexo se quieran sin reparos. Esa gente que considera que los hijodeputas catalanes deben quedarse en España, como Dios manda. Que ya ves tú la gracia que le tiene que hacer a ningún catalán que los que exigen que se queden sí o sí los tratan de hijosdeputa. La misma que le tiene que hacer a una mujer maltratada que le digan que se quede con su marido, el que le mete de sopapos cuando la falda es algo más corta de lo que debería. Por fresca, por díscola, por puta.

Yo no soporto a esa gente. A esa directamente la elimino de mi realidad para no ir cabreada como una mona por la vida. Lamentablemente la vida me las pone de presidente del Gobierno, ministra de Sanidad o ministro de Justicia. Pura poesía.

Luego hay otros casos. Hay gente que me suele caer bien y en algunas cosas discrepamos. Y podemos discrepar mucho, muy fuerte, muy alto y de forma bastante explosiva. Verbalmente porque, en realidad, yo nunca he pegado a nadie a mala idea en mi vida.

Me he pegado con Xisca, me he pegado con Bio, no me he pegado con Goe porque suele limitarse a agradables conversaciones absurdas y así no hay quien meta controversia, no me he pegado con Inés porque la muy boba me quiere y es capaz de dispararse en un pie por no hacerme sentir mal, me he pegado con Livia y hasta en algún momento he discutido con Ilse, que tiene un índice de tolerancia muy bajo y aún así me sigue tratando bien.

No me gusta el guerrerismo verbal extremo porque muchas veces lo veo mal enfocado, a gente que no merece ese nivel de violencia, y mucho menos a esos niveles. No me gustó Klandestina y su sacar conclusiones vaya usted a saber de dónde, que yo no leí las mismas cosas que ella. No es que me asusten las luchas, pero siempre he considerado que no puedo reaccionar igual si alguien se tira un pedo que si alguien intenta violarme.

No me gusta el victimismo. Y mucho menos cuando uno se enroca y ya no lee, siente ni padece. No me gusta que si alguien te ataca reacciones igual contra esa persona y contra el resto que simplemente dan su punto de vista. Y no me gusta porque eso sí lo he hecho, magnífica herencia paterna que hace que me hierva la sangre y sienta como un ataque hasta que alguien me pida por favor que le pase el pan. Una maravilla.

Creo que mucha violencia verbal se suelta en tuiter precisamente para evitar que toda esa ira la soltemos en las calles. Le deseas todo el mal allí a la gente que no soportas y luego ya sigues en casa sin peligro a un ataque cardíaco por indignación extrema.

Y he tenido parejas con mejores amigos a los que no soportaba, pero no metía a mi pareja en medio porque era algo entre nosotros. Él lo sabía, pero los puñales eran nuestros. Ni para bien, ni para mal. Tampoco me hubiese gustado que el rompiera con un buen amigo suyo porque no nos aguantábamos.

Que te lean mal y responder leyendo mal, no me gusta. Pedir que todo el mundo opine igual que yo, no me gusta. Me gusta que la gente piense, empatice, comprenda. Me gusta pensar que tal vez algún elemento humano, o incluso alguno del reino animal puede ver cómo se tambalean sus muros, igual que hay muchas veces que lo hacen los míos. Pero que mi marca esté aquí y la tuya 2 cm más allá no nos pone precisamente en bandos contrarios.

No me gustan las víctimas. Porque lo he sido, también. Y porque odio mucho más a la gente por ello. Y porque una cosa es que seas una cría de 12 años y otra un adulto hecho y derecho y te victimices solo.

No me gusta que siempre se pida perdón, por todo, no importa la gravedad. Porque deja de tener sentido, porque dejas de valorarte. Porque te pierdes ante los demás y te rebajas a ser siempre el que no tiene razón aunque creas que la tienes. Lo único positivo que saco de hoy, es que has tambaleado esos muros y los has puesto por primera vez en otro lugar.

10 comentarios:

Inés dijo...

No es la primera vez, trust me. Es la primera vez que me ves hacerlo. Y yo no acabo de verlo positivo. Pero confío en tu criterio.

Nada que añadir al resto. Sólo que te quiero.

Inés dijo...

Seguimiento.

_Xisca_ dijo...


Pues nos vamos a seguir pegando, porque pienso que hay innegociables que no admiten discusión, y que no todo es opinable ni todas las opiniones respetables.

Sobre Klandestinna, yo la veo tan vehemente como yo misma, me parece que dice las cosas claras y para mí su opinión es muy valiosa en muchos temas, tiene la cabeza muy bien amueblada. Ella y muchos otros, presentes y no presentes en esta discusión, a los que tengo como referentes en este tema y aquel otro.

Estoy de acuerdo con Inés, con Goe, con Bio, su Última Cruzada incluida, y contigo en muchos temas no, así de claro.

Y de esto no tiene la culpa Inés ni de blas. También lo quiero decir.

Así lo he visto yo, period.

_Xisca_ dijo...


Quería decir "en este y otros muchos temas, no"

Goethita dijo...

Cattz, ¡y menos mal que me dedico sólo a agradables conversaciones absurdas! Mira el follón que se ha montado por una entrada seria. UNA. Bueno, también escribí una sobre el metro pero nadie se enfadó. Que no lo entiendo, porque mira que me cabrea a mí el metro de Madrid todos los días.

¡Soy un arma de destrucción masiva! ¡Cuidadín que en cualquier momento me pongo a hablar en serio y acabo con todas vosotras!

Jijijiji besos a todas.

PS: Un día tenemos que quedar para emborracharnos todas juntas (Inés, tú coca cola, lo sé, lo sé) que eso une mucho.

Cattz dijo...

- Inés, veo positivo que por una vez que yo te vea no te arrastres a pedir perdón hasta por la tontería más nimia. Creo que muchas veces la gente se toma a mal lo que dices porque te cuesta malinterpretar lo que dices, como sí podemos hacerlo los demás. Eres increíblemente buena, lo sé, por eso muchas veces te leo cosas y pienso "se lo van a tomar a mal porque no la conocen y eso podría tener tropecientos subniveles ahí dentro".

- Xisca, claro que nos vamos a seguir pegando y lo que valoro es que podamos seguir pegándonos. Jamás me he sentido insultada por ti y espero que tú nunca te sientas insultada por mí, porque te respeto mucho. Hay muchísimas cosas que veo diferentes, pero he aprendido mucho leyéndote a ti y a las cosas que retuiteas, enriqueces mis opiniones de una forma extraordinaria.
Y Klandestina, en su mensaje general, me parecía adecuada, pero creo que leyó los mensajes de Livia en diagonal, porque ya te digo que mi comprensión lectora no me dijo absolutamente nada parecido a lo que ella entendió, que es lo que me mosquea de ella.
Y yo no veo a Inés a gritos defendiendo el feminismo, así que no, tampoco compartes exactamente su opinión en el tema más allá de si abrir mucho las piernas es machista o no. Y por supuesto que el que tú y yo opinemos diferente no tiene la culpa Inés, ni Goe, ni nadie; ni que no pudiésemos pensar solas tú y yo, que es lo que hacemos.

- Goe, de todo lo que haya podido pasar eres tan inocente como lo es Inés. Podría haber pasado hablando de homeopatía, o de hongos en las uñas o de váyase a saber qué cosas. Me encanta tu forma de ser cuando no eres seria, pero también adoro cuando permites que te conozcamos un poquito más profundamente, me siento halagada de echar un vistazo a la otra Goe. Y sí, tenemos que quedar alguna vez e irnos a no opinar lo mismo todas juntas alegremente. Y tal vez quemar partes de la ciudad.

Inés dijo...

Sé que lo disculparme demasiado no juega (ni ha jugado) nunca a mi favor. Pero como le dije a Arredro, no sé evitarlo. Es casi una compulsión. Y llevo pensando un par de días al respecto, e intentando hacer un esfuerzo consciente por cambiarlo. Pero lo que me dices de que la gente malinterpreta (o puede malinterpretar) lo que digo, no se me había ocurrido. Yo no tengo muchos dobleces (o casi ninguno) y es raro que diga algo que vaya con segundas. Así que tendré muy en cuenta lo que comentas. ¡Gracias! Y que conste que ya sabía que soy bastante inútil para leer los subtextos de los demás.

Y sobre lo que le dices Xisca de que yo no defiendo a gritos el feminismo... Yo no defiendo a gritos prácticamente nada. Eso no significa que no esté de acuerdo con ella en muchísimas cosas (es imposible estar 100% de acuerdo con nadie; ¡y menos mal!).

¡Oh! Y sobre Klandestina, yo sí que entendí algunas cosas igual que ella. No todas, pero sí una gran parte. Que dado que ya he reconocido mi inutilidad para el subtexto, puede ser tara mía.

_Xisca_ dijo...


Lo que yo digo es que Inés no tiene la culpa del pifostio, igual que Goe, no de que opinemos distinto. Sólo quería aclarar eso.

Por lo demás, comparto muchos puntos de vista de Inés aunque yo sea más vehemente, incluyendo lo que acaba de afirmar en la respuesta inmediatamente anterior.

Sobre Klandestinna, esa es tu opinión, pues muy bien. Yo tengo otra, y eso es todo lo que voy a decir al respecto.

Cattz dijo...

- Inés, pues habrá que condicionarte. Si te veo pidiendo perdón por tonterías te chistaré.
Y sé que casi no tienes dobleces, pero la mayor parte de la gente sí. Conoces el "cree el ladrón que todos son de su condición", y es taaaaaaan cierto. Te cuesta ver subtextos ajenos y te cuesta entender que puedes tener subtextos propios... porque no los pones.
Lo de Klandestina ya lo dije. Sí creo que a gritos hay que defender las cosas más graves, y razonadamente y calmadamente las pequeñas. Ponerse a pegar gritos porque un hombre me deje pasar delante en el portal me parece peligroso porque da la impresión de que estamos locas de remate, por ejemplo. Y ya, es lo único con Klandestina de lo que hablo.

- Xisca, yo tampoco creo que la culpa sea de alguien por expresar razonadamente sus ideas. Y es lo que hicieron Goe e Inés, en mi humilde opinión. ¿Puedo no estar de acuerdo con las ideas? Agree we disagree. Y ya, ni que tuviéramos todas que ser clones.

Anónimo dijo...

No me gusta que siempre se pida perdón, por todo, no importa la gravedad. Porque deja de tener sentido, porque dejas de valorarte. Porque te pierdes ante los demás y te rebajas a ser siempre el que no tiene razón aunque creas que la tienes. Lo único positivo que saco de hoy, es que has tambaleado esos muros y los has puesto por primera vez en otro lugar.